Zodíaco

El partido de astrología que crea la conexión física más fuerte

Foto: Carlie Boshoff a través de Unsplash / SplitShire, Kamchatka e Ivan Lu a través de Canva

Los aspectos de sinastría apuntan a áreas fuertes en una relación, así como a posibles señales de alerta .



Synastry es la receta en una relación que puede crear chispas o no. Si bien algunos aspectos de la sinastría son lo suficientemente potentes como para déjanos en una nebulosa burbuja de amor , otros pueden dejarnos con una sensación de frío y abandono.



Venus en conjunción con el Ascendente en la sinastría es un aspecto prometedor que nos dirá mucho sobre nosotros y nuestras parejas. Es un vínculo que promueve la paciencia, el cuidado y la necesidad de descubrir el amor propio.

Venus en conjunción Ascendente sinastría

Los lazos de sinastría del planeta ascendente y personal muestran potencial siempre que ambas partes estén dispuestas a hacer el esfuerzo.

La sinastría del Ascendente en conjunción de Venus puede crear una atracción instantánea porque Venus representa la belleza física y el encanto. . Cuando nuestra pareja encarna lo que deseamos subconscientemente, inmediatamente nos sentimos atraídos por ella. Vemos a Venus (o Venus podría ver el Ascendente) y queremos estar con esa persona pase lo que pase.



Nuestra pareja se convierte en una manifestación de cualquiera nuestro Ascendente o signo de venus natal . Hay muchos puntos en común en este sentido. Ambas partes tienen estándares y valores similares.

Sin embargo, debido a que Venus no es tan fuerte como el Sol o la Luna, puede sentirse rocoso a largo plazo si no hay otros aspectos de conexión a tierra.

Podríamos enamorarnos fácilmente de la apariencia de alguien, pero si no hay un aspecto fuerte de Saturno, Sol o Luna, podría ser un desafío mantener las cosas frescas a largo plazo, especialmente si ambas partes no están evolucionadas. También existe la necesidad de estar en la misma página mental y emocionalmente para apreciar las lecciones que trae este vínculo.



Sin embargo, este vínculo es para soñadores y románticos. Venus le enseña al Ascendente a valorarse y amarse a sí mismo; generarán una nueva forma para que la persona Ascendente vea las relaciones. Hay consuelo en conocerse románticamente. Venus representará todo aquello por lo que se esforzará el Ascendente en cuanto a su confianza.

Venus en conjunción con el Ascendente sigue siendo poderoso porque ayudará a ambas partes a crecer y amarse más a sí mismos.



Si el Ascendente o Venus no vieron su potencial, poder o valor, esta conexión sinastría puede servir como un despertar para ambas partes. Llegamos a conocernos a nosotros mismos a nivel individual. Todo lo que nos hayamos ocultado a nosotros mismos se hace evidente. Las dudas sobre uno mismo y las inseguridades comienzan a desaparecer lentamente con este aspecto sinastría del Ascendente en conjunción con Venus. Si nos falta algo de amor propio, esta conexión nos lleva al camino.

Debido a que hay mucho autodescubrimiento y trabajo que viene con este aspecto, ambas partes pueden experimentarlo feliz y románticamente si han evolucionado y madurado. Las partes no evolucionadas no apreciarán la belleza y el encanto que trae esta conexión. Se necesita mucha sanación interior, confianza y perdón a uno mismo para apreciarnos a nosotros mismos.

Una vez que encontramos nuestro camino hacia el amor propio, podemos reflejar ese mismo cuidado y protección a nuestras parejas.



El poder de esta conexión es que puede suceder en un abrir y cerrar de ojos. Venus encarna las cualidades físicas que el Ascendente admirará y que rivalizará con la sinastría marciana. Incluso con Marte fuera de la sinastría, Venus puede funcionar como Marte pero sin la misma intensidad. Hay cuidado, conciencia y amor ilimitado en este aspecto.

Como la mayoría de las conexiones de sinastría, Venus en conjunción con el Ascendente mejora con el tiempo. Los socios pueden sentir que están viendo una hermosa puesta de sol una y otra vez. Incluso a medida que pasan los años y ven la puesta del sol todos los días, todavía no se cansan de las hermosas imágenes de las nubes familiares y los rayos de luz que cubren los cielos.